Cursos, formación, oposiciones y master, cursos subencionados
Noticias Locales BARCELONA

La bomba que envió una escuela del mar a la montaña

Para una ciudad con tanta y tan extraña tradición en ser bombardeada (tan extraña que hasta le ha dedicado dos calles a esos prohombres que la pusieron bajo las bombas, Espartero y Prim, ahí es nada), este mes de enero es una fecha muy señalada del calendario. Se cumplen 80 años de un mes de 1938 en que Barcelona fue bombardeada, de media, cada cuatro días. El ataque más recordado, más que nada porque aún son palpables los impactos de la metralla en las paredes, fue el de la plaza de Sant Felip Neri, el último de la serie, día 31, 42 muertos, pero el que ahora viene al caso es el del 7 de enero, porque el capitán Rampaldi, jefe del escuadrón de dos Savoia S-81, soltó 20 bombas de 50 kilos sobre la Barceloneta y, con esa bárbara acción, destruyó una joya de la ciudad, la Escola del Mar, sí, una escuela, pero distinta a todas las demás, tanto que cuando visitaban la ciudad personalidades de la época, Albert Einstein o Jacinto Benavente, por ejemplo, les llevaban a verla y salían encantados.

En enero de 1938, la ciudad era bombardeada cada cuatro días por la aviación italiana, y así una mañana ardió aquella escuela que causaba admiración internacional

La Escola del Mar ardió ese 7 de enero, pero solo el edificio, una exquisitez de Josep Goday, por situarle, arquitecto del insuficientemente bien ponderado edificio de Correos y de otras ocho escuelas de la ciudad aún en pie. Ardió el edificio, pero no el proyecto, porque la Escola del Mar se fue a la montaña, primero a Montjuïc y luego al Guinardó, donde aún sigue, y fiel además a algunas de sus señas de identidad originales, con los alumnos repartidos bajo banderas de colores, como si el Sombrero Seleccionador de Hogwarts les hubiera seleccionado para que descubrieran el placer de aprender en equipo. El caso es que, como 80 años parece una cifra redonda, se ha celebrado junto a la playa, allí donde se alzaba la escuela, una ceremonia en recuerdo de aquella triste jornada de bombas y, de paso, se ha descubierto una placa que relata sucinta y fielmente lo que allí ocurrió, lo malo, el capitán Rampaldi, y lo bueno, la audacia de Pere Vergés, pedagogo fundador de aquella modernísima escuela. Antes de esta había otra placa, cierto, pero, cosas que solo pasan en esta disparatada metrópoli, quedó tapada por una estación de 'bicing'.

La placa, efectivamente, ahora luce. Incorpora incluso un par de fotografías viradas en sepia. De la Escola del Mar se conservan decenas de imágenes que irradian todas una enorme alegría. Pero como homenaje, nada supera el documental que hace ocho años rodaron Mireia Corbera, Anna Morejón y Sandra Alsina, pues lograron entrevistar aún a media docena de exalumnos de aquella primera sede del colegio que en primera persona retrataban estupendamente el ambiente que se respiraba en ese centro educativo junto al mar, una suerte de república infantil en la que se elegían cargos como el de cronista general, encargado de levantar acta de los acontecimientos del día, ni que fuera el canto de las alondras, no había segregación por sexos, jamás se daba un cachete o un pescozón y en clase había una gramola para escuchar a Mozart o a Tchaikovsky. Merece mucho la pena dedicarle la media hora que dura 'Han bombardeado una escuela!', tal y como lo titularon las directoras, porque así se encabezó en la prensa una de las noticias que aquel enero de 1938 dio fe, sin dedicarle mucho espacio, al suceso.

Noticia Completa



Comentarios ¿Qué opinas?...
CONTACTO: NO ENVIAR CV, serán borrados por el sistema. Recordar que nosotros no ofrecemos empleo solo publicamos información laboral de terceros. Si quieres publicar ofertas de empleo, o cualquier otra duda o sugerencia: alexserranodelmazo@hotmail.es

POLÍTICA COOKIES | PROTECCIÓN DE DATOS | AVISO LEGAL